draft-spanish-intelligent-faith-coverJoel y Marcos eran dos amigos con creencias muy diferentes. Joel creía en Dios como el todo- -Soberano Rey que creó todo en el mundo.  Marcos era un ateo devoto que se burlaba de la religión y pensaba que el mundo entero – inclusive él mismo – vino a existir por la casualidad, una coincidencia biológica. ¿”Cómo sabes que Dios existe y que la Biblia no es sólo un libro de cuentos”? Marcos a menudo desafiaba. “Dios existe porque la Biblia lo dice y tú puedes confiar en la Biblia porque es la Palabra de Dios,” Joel contestaba.  Marcos entonces se reía de esta falta de lógica y decía, “Eso es como decir, ‘soy un trabajador bueno porque Frank lo dice. ¿Cómo podemos confiar en Frank? Sencillo: Lo aseguraré’.” La lógica circular presentada por Joel está defectuosa y no convencerá a nadie de la existencia de Dios ni que la Biblia es verdad.  Sin embargo muchos hoy no tienen mejor razonamiento para su creencia en la Biblia. ¿Hay evidencia convencedora a favor de la validez de la Biblia? ¿Sería que la inteligencia y el razonamiento salen por la ventana cuándo personas llegan a ser Cristianos?

 

El Sueño

Una manera de probar la validez de la Biblia es por sus profecías. Uno de los reclamos de Dios es que Él, a través de la Biblia, puede anunciar el futuro (Isaías 46:9, 10). Revisando los registros históricos de  Babilonia antigua en el libro de Daniel ayudará a responder la pregunta de la validez de la Biblia. Aquí encontramos a un rey llamado Nabucodonosor, un gobernador del cual se escribe, no solamente en la Biblia, pero también en otros registros históricos.1  Una noche él tuvo un sueño perturbador. Pero cuando se despertó no podía recordar el sueño – solamente que lo perturbaba. Convocó a sus sabios y ordenó que le digan su sueño y su interpretación. Los sabios quedaron perplejos con esta petición. Dijeron, “No hay hombre sobre la tierra que pueda declarar el asunto del rey…” (Daniel 2:10-11). El rey se enfureció y ordenó que todos los sabios en Babilonia sean matados (Daniel 2:12). Aquí es donde un hombre Hebreo llamado Daniel entra a la escena. Daniel había sido tomado como un cautivo a Babilonia cuando fue sólo un adolescente. Daniel era un creyente en Dios. Cuando el capitán de la guardia del rey, Arioc, le conto a Daniel acerca del decreto, Daniel fue al rey y le pidió tiempo para decirle su sueño y la interpretación. El rey concordó. Daniel regresó a casa y busco a Dios con fervor para pedirle sabiduría. Dios contestó sus ruegos y, “el secreto le fue revelado a Daniel en visión de noche” (Daniel 2:19).

 

La Gran Estatua en la Historia

La próxima mañana Daniel entró en la habitación del trono del rey y reveló a él su sueño. El rey había visto una estatua grande. Fue compuesta de cinco secciones diferentes. La cabeza era de oro, el pecho y los brazos de plata, su vientre y sus muslos de bronce, las piernas de hierro, y los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido. Entonces una gran piedra golpeó la imagen y la aplastó a pedazos, así que llegó a ser como hollejo que el viento se llevó (Daniel 2:31-35). Daniel entonces le dijo al rey el significado del sueño. La cabeza de oro representaba a Babilonia. La plata representaba a Medo-Persia; el bronce simbolizó a Grecia. Las piernas de hierro representaban a Roma. Los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido representaban al poder dividido de Roma, en parte débil y en parte fuerte. Tal como el hierro no mezcla con el barro, estas naciones no adherirían juntas. La gran piedra que aplastó la imagen representa el reino de Dios. “Y… el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre” (Daniel 2:38-44).

Cada una de estas predicciones de los reinos representados por metal se realizó con certeza indefectible. El primer reino, Babilonia, gobernó al mundo de 605 a 539 A.C. La nación de los Medos y los Persas gobernaron de 539 a 331 A.C. El próximo imperio, Grecia, dominó de 331 a 168 A.C. El poder del hierro de Roma gobernó de 168 A.C. hasta 476 D.C. El último reino, dividido en muchos reinos más pequeños, representa el poder dividido de Roma, las naciones modernas de Europa, que aún permanecen separadas hoy en día. ¡La Biblia profetizó exactamente de los cinco reinos y en qué tiempo ellos surgirían!

 

Evidencia Mas Especifica

Los Escépticos han sugerido que las predicciones de Daniel son falsas porque su libro fue escrito mucho tiempo después en la historia. Aun si esto fuese verdad, el hecho de que los Manuscritos del Mar Muerto contienen ocho manuscritos de Daniel, de los cuales el más viejo se fecha a 125 A.C.3 (que aún es una copia de una edición más temprana), muestra que esta profecía fue escrita cientos de años antes de la división de Roma en las naciones de Europa moderna. Esta profecía es solamente un ejemplo de las centenares de profecías que se podrían citar para demostrar la inspiración de la Biblia. Otro ejemplo concreto se encuentra en la profecía de Daniel capítulo nueve donde el tiempo exacto del bautismo de Cristo y su muerte fue predicho cientos de años antemano.4 ¡Verdaderamente, después de examinar evidencia válida como lo hemos hecho en las profecías Bíblicas, podemos concluir que se puede confiar en Dios y en la Biblia completamente! El capítulo dos de Daniel nos muestra cuán verdaderas y exactas son estas predicciones, las cuales nos dan el motivo para tener una fe inteligente.

La Biblia es la palabra inspirada de Dios y podemos confiar en ella como nuestra guía en cada circunstancia. Sin embargo, solamente creyendo en esta información lo hará exactamente eso –  información. La creencia en si no tiene el poder liberador sobre nuestras vidas. Debemos ser cambiados por nuestra creencia.  Es de importancia eterna que nosotros no solamente creamos en la Biblia pero que permitamos que la Biblia nos cambie. ¡La Biblia dice que “También los demonios creen, y tiemblan”! (Santiago 2:19). Dios tomará nuestras vidas y las transformara en algo hermoso si le  permitimos. ¿Permites tú, que Dios transforme tu vida?